Candidato Cirugía Abdominal (Requisitos)

Una abdominoplastia puede convertirse en una buena solución para aquellas personas que desean aplanar su abdomen y estilizar su figura. La abdominoplastia cumple este objetivo a través de la  tensión de los músculos abdominales y la eliminación de los excesos de piel (y de grasa). Es importante aclarar que una abdominoplastia no es una alternativa para tratar enfermedades como la obesidad ni para prescindir del ejercicio o la actividad física necesaria para tener un cuerpo saludable.

La decisión sobre someterse o no a una abdominoplastia debería ser personal, sin que la persona se sienta presionada por el entorno. Además, deberá ser conciente de que esta cirugía mejorará la apariencia pero no la cambiará por completo.

La abdominoplastia es una buena opción si el candidato es una persona que goza de buena salud tanto física como emocional, si tiene expectativas reales sobre la intervención, y también si su barriga le genera molestias. No es recomendable para las personas fumadoras o que sean consumidoras habituales de alcohol o drogas.

Los resultados de la abdominoplastia son duraderos, especialmente si el postoperatorio se acompaña de una dieta sana y equilibrada y de ejercicios físicos para tonificar los músculos abdominales. Los resultados finales se pueden ver amenazados por las fluctuaciones del peso, tanto si el paciente aumenta considerablemente su masa corporal como si la disminuye de manera brusca.

Una abdominoplastia no puede eliminar las estrías de la piel, aunque en algunos casos podrá eliminar las estrías que se encuentran en la zona de exceso de piel que se ha cortado.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.